Acerca de la ABC

Historia

La Asociación Bancaria Costarricense (ABC) se constituyó, en diciembre de 1983, producto de la iniciativa de un grupo de Bancos Privados y Sociedades Financieras, quienes percibieron la necesidad de crear un organismo que velara por los intereses del Sector Financiero Nacional de manera permanente.

Los primeros esfuerzos se orientaron hacia el fortalecimiento de la ABC como órgano gremial y la definición de las necesidades de los asociados, con el propósito de buscar soluciones.

La Asociación, en el transcurrir de los años, ha asumido una posición fundamental en el diseño de políticas de desarrollo y estabilidad del Sistema Bancario Nacional, producto de una labor seria y responsable.

La Asociación Bancaria Costarricense considerando que las organizaciones gremiales no pueden permanecer al margen de las nuevas corrientes de cambio y consciente de la necesidad de efectuar una labor integral, que no se circunscriba al giro bancario, asumió la representación de los Grupos Financieros, lo cual le ha permitido crecer tanto como el Sistema mismo, consiguiendo la especialización en diversas áreas como pensiones, mercado de valores, operación de tarjetas de crédito, arredamiento, seguros entre otros; logrando una posición consolidada como órgano gremial, en el Sector Financiero Costarricense.

Misión

La defensa y promoción de la bancarización en el país bajo principios de transparencia, competitividad, gestión de riesgos y eficiencia.

Valores

  • Excelencia: Trabajaremos con calidad, objetividad, imparcialidad y eficiencia en el desarrollo de nuestras funciones y en la prestación de los servicios.

  • Integridad: Practicaremos diariamente la honestidad, la responsabilidad, la lealtad, la tolerancia, la humildad y el respeto.
  • Dinamismo: Nos comprometemos con la práctica de la investigación y el desarrollo y la puesta en marcha de nuevas ideas de manera permanente.

Visión

Ser reconocida como la entidad gremial que vela por la permanencia y sostenibilidad de la industria bancaria y financiera de Costa Rica, dentro de los límites de riesgo y regulación emitida por las autoridades, en beneficio  de nuestros clientes; colaboradores; accionistas y contribuyendo al desarrollo económico y social del país.