GOBIERNO CORPORATIVO I. Introducción al tema.

 

Mucho se ha hablado en Costa Rica y en gran cantidad de naciones -durante los últimos años- del tema de Gobierno Corporativo, no solo en el sistema bancario, sino en el ámbito empresarial en general.

 

El término es de amplio uso desde hace décadas. Incluso, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) publicó sus Principios de Gobierno Corporativo a finales de los 90.
 

En el sistema bancario local, la SUGEF empezó a evaluar la gestión cualitativa de los supervisados en el año 2000. Las intenciones en ese momento se centraban en evaluar la habilidad de las entidades para planear estratégicamente, para implantar buenos sistemas de administración y control, para reclutar, evaluar y mantener el talento humano, contar con sistemas tecnológicos robustos y seguros, y mantener auditorías internas y externas independientes y sólidas. Fue un primer paso importante en procura de que los supervisados se preocuparan a fondo por la forma en que se gobernaban.
 

Desde entonces empezó a abogarse por un mayor involucramiento de las Juntas Directivas en las definiciones estratégicas y en la gestión de riesgo de los bancos; así como en la gestión del talento, especialmente en el tema de la sucesión de ejecutivos, vital para que el norte trazado para una entidad se mantenga ante cambios en los mandos gerenciales.

En el año 2009 la SUGEF emitió el Reglamento de Gobierno Corporativo y dejó en claro que todos los entes financieros deben contar con políticas, normas y órganos para dirigirse y controlarse adecuadamente. Y estableció que las responsabilidades y las interrelaciones abarcan desde los Accionistas, la Junta Directiva, la Gerencia, la Unidad de Control, hasta los Comités de Apoyo y las Auditorias (interna y externa).Hasta ahora, lo indicado parece haberse extraído de un libro de texto. Una descripción más bien teórica de cómo debería gobernarse un banco. En la práctica, el gobierno corporativo entraña más retos y complejidades de lo que pudiera a priori anticiparse.
 

Las relaciones entre quienes participan del proceso de gobierno –seres humanos al fin y al cabo- pueden afectarse por intereses, mandatos o ideas distintas.Dos de las discusiones más interesantes –relacionadas con la gobernanza general de un Banco- que frecuentemente he podido observar a lo largo de mi carrera bancaria son las siguientes:
 

  • El grado de involucramiento de la Junta Directiva en el manejo del banco. La participación de los Directores en la aprobación de créditos, en la selección de inversiones, en la definición de la estructura organizacional, en la conformación de comités de apoyo.

  • La ubicación y preponderancia que debe darse al área de Gestión de Riesgos dentro de la organización. La búsqueda del balance –natural y  propio del negocio bancario- entre la parte comercial y la parte de administración de riesgos, lleva muchas veces a plantearse este dilema.

En la próxima columna voy a referirme al primer tema, que es esencial para el gobierno corporativo: la responsabilidad y participación de la Junta Directiva en la buena marcha de un Banco.

En la siguiente abordaré el tema del balance entre las áreas comerciales y de riesgo en una entidad financiera.

 

Bernardo Alfaro
Subgerente General en Banco Nacional